contacto@jardinsinfonia.cl

+56 2 2951 0172

Suiza garantizó el aprendizaje musical de los niños en la Constitución

Mientras estudiaban en Suiza, las hijas de Lorena Galleguillos solían visitar iglesias y hogares de ancianos en compañía de sus profesores. Estos lugares eran los principales escenarios donde las niñas y sus compañeros presentaban los actos musicales que preparaban en el colegio.

Hace 10 años, un grupo de ciudadanos comenzó una campaña para dar mayor importancia a la disciplina en los primeros años de vida. Hoy se prepara el plan nacional, que impulsa y protege su enseñanza.

"La instrucción musical empieza desde temprana edad a través de actividades como estas. A nadie le parece raro que se canten villancicos en Navidad o que se comparta a través de la música con los ancianos. Más adelante y a medida que se va creciendo, aparece también la opción de aprender un instrumento", comenta la asistente consular de la Embajada de Suiza en Chile, quien hace dos años se instaló en el país con su marido e hijas, de ahora 12 y 14 años. Los datos de la Oficina Federal de Estadísticas de Suiza confirman la importancia de la música en el país europeo: una de cada cuatro personas posee y toca un instrumento, mientras que una de seis participa en un coro. Entre otras muestras del valor que se le asigna a la música, está una reciente modificación constitucional enfocada en garantizar la formación musical en educación básica. Aunque fue aprobada en 2012 por las distintas provincias del país, actualmente se trabaja en un plan nacional, para garantizar que la formación musical se enseñe y evalúe bajo los mismos estándares, como sucede con Lenguaje o Matemáticas. Una vez aprobado por el Parlamento, se espera que esta política entre formalmente en vigencia en 2016. Estímulo Amparándose en la posibilidad que entrega Suiza de que sus ciudadanos entreguen propuestas legislativas, en 2006 un grupo de músicos, docentes y estudiantes (reunidos como el Consejo Suizo de la Música) comenzaron a abogar por los cambios: se exigió que todos los niños contaran con educación musical gratuita, que se reforzara el papel de los profesores especializados en el área y que se facilitara el ingreso de alumnos destacados a escuelas de música y conservatorios; el dinero no podía ser impedimento. El nuevo artículo de la Constitución que desde ahora garantiza estos tres puntos, resultó aprobado con 72% de votos a favor por parte de los cantones (provincias). El cantón con menos votos fue Schwyz, que alcanzó un 56% de aprobación, mientras que Ginebra lideró con 83% de votos positivos. "Me parece maravilloso que sea una petición que nace de la gente, porque se está tomando en cuenta que exponerse a la música a temprana edad es un estímulo importante. Ayuda a sumar y restar de forma más fácil, a aprender sobre vocales y acentuación, a generar mayor disciplina", comenta Rebeca Sepúlveda, jefa de la carrera de Pedagogía en Educación Musical de la Universidad de Concepción. "Los niños aprenden a ser más responsables, se generan pautas de comportamiento favorables", destaca. Entre las cosas que Sepúlveda celebra, está el que se garantice el rol de los profesores especializados en el área. "En Chile, las personas que están enseñando a los más chicos no son especialistas en música, sino personas que mientras estudiaban Educación Diferencial, Básica o de Párvulos, aprendieron sobre Metodología de la Música durante un semestre", explica como ejemplo. De no cumplir con la exigencia de contar con instrumentos y profesores de música suficientes, cada cantón será intervenido por el gobierno central, explica el diario suizo La Côte.

To Top ↑